Quienes somos

Descubre nuestra identidad

“Este es mi testamento: que améis a este gran Señor… y que os améis unas a otras.
(M. Úrsula- R. Prólogo)

La Congregación de Religiosas Teatinas de la Inmaculada Concepción fue fundada por la Venerable Úrsula Benincasa en el año 1583, en Nápoles (Italia) movida por un solo deseo: ” La gloria de Dios y la salvación de las almas”.

Guiada por este ideal, funda un instituto de mujeres dispuestas a glorificar a Dios y servirle bajo la protección de la Inmaculada Virgen María. Su profunda intimidad con Cristo, la hicieron más humana y más sensible a las necesidades de las personas.

Toda religiosa de nuestra Congregación participa del carisma de su Fundadora y, en respuesta a la llamada de Dios, se consagra totalmente a Jesucristo. Impulsada por el amor a Dios y siendo fiel a este y a su voluntad, procura con empeño el dar servicio a los demás, adaptándose a los nuevos tiempos.

Por tanto, la religiosa teatina está plenamente disponible a los demás . El amor a Cristo es norma en todas sus acciones, “vivir sin más regla que el amor”, “hacer todo por amor”, distintivo que mantiene unidos a todos los miembros de la Congregación.

El amor a Cristo y la gloria de Dios se plasma en el fin que la Congregación se propone que no es otro que la oración, la educación e instrucción de la infancia y juventud, la asistencia y cuidado de los enfermos, la labor misional, el sosiego en aquellos que sufren y la enseñanza en la evangelización… “SIN MÁS REGLA QUE EL AMOR”.

Hermanas teatinas